Archivo de la categoría: Países Bajos

Thérèse Schwartze (1851-1918)

Tal día como hoy, el 20 de diciembre de 1851, nació en Ámsterdam la pintora neerlandesa Thérèse Schwartze. Fue hija y discípula de Johann Georg Schwartze (1814-1874), pintor holandés de la escuela de Düsseldorf. También recibió formación artística en la Rijksacademie van Beeldende Kunsten y viajó a Munich y a París para recibir clases particulares de pintura. Al regresar a su ciudad natal, formó parte de la sociedad local de Ámsterdam “Arti et Amicitiae”, que todavía sigue en activo. Cultivó en su pintura sobre todo el género del retrato, donde destacó con una maestría excepcional en el dibujo. Fue una de las pocas mujeres pintoras galardonada con una invitación para formar parte de los autorretratos de pintores de la Galleria degli Uffizi en Florencia. Fue maestra de su sobrina, la pintora Lizzy Ansingh (1875-1959), a quien retrató en numerosas ocasiones y con quien convivió durante 16 años. Thérèse Schwartze murió a los 67 años en 1918, a causa de una enfermedad desconocida tras fallecer su marido. Algunas de sus obras se conservan en el Rijksmuseum, el Stedelijk Museum, el Amsterdam Museum, el Joods Historisch Museum, la Colección de la Casa de Orange, el Teylers Museum de Harleem, el Singer Laren (Holanda), o el Montreal Museum of Fine Arts.
#taldiacomohoy #ThérèseSchwartze #Pintura #Realismo#nacidaSigloXIX #PaísesBajos

Henriëtta van Pee (1692-1741)

5 de diciembre de 1692, nació en Ámsterdam la pintora y miniaturista neerlandesa Henriëtta van Pee, en el seno de una familia de artistas. Fue bisnieta del marchante de arte Emmanuel van Pee (1600-1657), nieta del pintor holandés Jan van Pee (1630-1710), así como hija y discípula del pintor Theodorus van Pee (1668–1746), con quien estuvo trabajando en su taller desde los siete años de edad. En este taller paterno también fue aprendiz su futuro marido, el pintor Herman Wolters (1682-1756). Existen muy pocas obras atribuidas a ella, dado que trabajó toda su vida en el taller de su padre y posteriormente en el de su marido. En su época fue una artista muy reconocida y valorada entre la realeza europea, sobre todo por sus retratos en miniatura sobre joyas, unas piezas que alcanzaron gran popularidad y precios muy elevados, aunque actualmente la mayoría se encuentran en paradero desconocido. A partir del siglo XIX, su trabajo perdió prestigio y comenzó a menospreciarse, hasta que terminó en el olvido. Las pocas obras reconocidas hoy en día se conservan en el Rijksmuseum, el Amsterdams Historisch Museum y el Kasteel-Museum Sypesteyn en Loosdrecht (Países Bajos). Murió en Haarlem en 1741 con 49 años a causa de una enfermedad pulmonar, sufrida por la intoxicación crónica que provocaba la inhalación de las partículas químicas contenidas en los pigmentos usados en las pinturas.