Archivo de la categoría: siglo XIX

Sabine Lepsius (1864-1942)

Tal día como hoy, el 15 de enero de 1864, nació en Berlín la pintora alemana Sabine Lepsius, de soltera Graef. Fue hija y discípula del pintor alemán Gustav Graef (1821-1895). Su primera vocación estuvo enfocada hacia la música. Sin embargo, con 15 años fue rechazada en las clases oficiales de composición musical, porque no aceptaban estudiantes femeninas, así que sus ambiciones futuras quedaron frustradas. Decidió entonces orientarse a la pintura y junto a su marido, el retratista alemán Reinhold Lepsius (1857-1922), convirtieron su casa de Berlín en un salón social de éxito, donde se daban cita intelectuales como el filósofo George Simmel (1858-1918), el poeta austríaco Rainer Maria Rilke (1875-1926) o el poeta simbolista alemán Stefan George (1868-1933), que se convirtió en amigo íntimo de la pareja anfitriona. En 1917, durante la Primera Guerra Mundial, el hijo del Sabine y Reinhold, Stefan Lepsius, murió en el frente cuando contaba 20 años de edad y ante este drama, Reinhold enfermó mentalmente, falleciendo cinco años más tarde. Sabine sobrevivió a su marido 20 años, murió a los 78 años en 1942 en Bayreuth (Baviera). La razón por la que hoy en día se conservan muy pocos cuadros suyos se debe a que la gran mayoría eran encargos y retratos de clientes judíos, por lo que casi todos fueron saqueados por los nazis y destruidos.

Berthe Morisot (1841-1895)

Tal día como hoy, el 14 de enero de 1841, nació en Bourges la gran pintora impresionista francesa Berthe Morisot. Hoy en día está considerada una de las figuras con más talento del Impresionismo francés. Tanto ella como su hermana Edma, siendo niñas fueron alentadas por su propia familia, perteneciente a la alta burguesía, para emprender una formación artística. Con 20 años, Berthe se convirtió en discípula del paisajista Camille Corot (1796-1875), miembro de la Escuela de Barbizon, quien la introdujo en los círculos artísticos de vanguardia. Berthe participó por primera vez en el Salón de París en el año 1864 y siguió exponiendo asiduamente en este evento durante 10 años. Pronto comenzó a apasionarse por las novedosas técnicas impresionistas, que decidió abordar desde una perspectiva audaz y radical. En 1864 conoció a Édouard Manet (1832-1883), que se convirtió en su cuñado al casarse con su hermano Eugene, y fue ella la que ejerció una gran influencia en el maestro, ya que le dio a conocer al grupo de pintores impresionistas. Manet la retrató en numerosos cuadros que hoy en día son muy reconocidos. Al igual que les sucedió al resto de mujeres impresionistas, como Mary Cassatt (1844-1926), Marie Bracquemond (1840-1916) o Eva Gonzalès (1849-1883); el trabajo de Berthe Morisot quedó ensombrecido bajo el de sus compañeros masculinos y fue tratado injustamente con cierta condescendencia por los especialistas, justificándose en el pretexto de que ellas elegían sobre todo temáticas domésticas, consideradas despectivamente como “femeninas”. Murió en París en 1895 a los 54 años. Sus cuadros se conservan en algunas de las mejores pinacotecas del mundo como la Tate Modern y la National Gallery de Londres, el Musée Marmottan Monet de París, el Musée d’Orsay, el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza en Madrid, el Musée d’Ixelles de Bruselas, el MET Museum de NY, la National Gallery of Art en Washington DC, el National Museum of Women in the Arts de Washington DC, el Art Institute de Chicago, el Museum of Fine Arts de Boston, el Museum of Fine Arts de Houston, el Cleveland Museum of Art en Ohio, el Virginia Museum of Fine Arts en Richmond o el Armand Hammer Museum of Art en Los Angeles.