Archivo de la categoría: Autodidactismo

Maud Lewis (1903-1970)

Tal día como hoy, el 7 de marzo de 1903, nació en el pueblo pesquero de Yarmouth (Nueva Escocia) la pintora canadiense autodidacta Maud Lewis, de soltera Dowley. Desde niña sufrió una artritis reumatoide juvenil, que forzó a sus padres a mantenerla aislada en casa, abandonando sus clases en la escuela debido a los episodios de marginación y exclusión social que padecía. Su madre se ocupó de la formación de su hija, fomentando en ella su creatividad a través de diferentes actividades artísticas, tanto musicales como plásticas. Tras quedarse huérfana a los 34 años, se trasladó a la localidad de Digby y comenzó a trabajar como asistenta doméstica en casa de un pescador, Everett Lewis, que se convirtió más tarde en su marido. Fue en esta época cuando Maud comenzó a pintar pequeñas tarjetas de navidad que su marido vendía por pocos centavos a sus clientes y a los vecinos de la zona. Gracias al éxito obtenido, continuó pintando en superficies más grandes e incluso llegó decorar por completo su pequeña vivienda, desde los objetos del interior, como puertas y paredes, hasta las ventanas de la fachada exterior. Hoy en día, esta casa se conserva en su mismo estado original en la Art Gallery of Nova Scotia en Halifax. Durante la década de los años 50, su popularidad se fue extendiendo por el país, llegando a recibir en su propio hogar a una gran cantidad de público que la visitaba como si fuera un reclamo turístico, gracias al cual vendía todos los cuadros que pintaba. Su obra se caracteriza por su estilo ingenuo, su brillante colorido y por representar siempre escenarios naturales amables en todo su esplendor. Todo su trabajo fue comercializado siempre por su marido, quien controlaba la economía familiar, por lo que ella nunca dispuso del dinero que ganó. Fue una artista muy prolífica que pintó sin descanso con una férrea fuerza de voluntad, a pesar de las dolencias físicas sufridas por su enfermedad degenerativa, por las que ingresaba en el hospital con frecuencia. Murió en 1970 a consecuencia de una pulmonía cuando tenía 67 años. En el año 2016, fue adaptada su vida al cine en una película titulada “Maudie”, estrenada en el Festival Internacional de Cine de Toronto.

Maria Prymachenko (1908-1997)

Tal día como hoy, el 12 de enero de 1908, nació la pintora naif ucraniana Maria Prymachenko en el pueblo de Bolotnya (Kiev Oblast), situado a 30 km. de Chernobyl. Maria fue una modesta campesina, hija de un carpintero y una bordadora. Siendo niña sufrió una poliomielitis, lo que marcó su carácter para siempre afectándole emocionalmente. Pronto sintió el impulso innato de pintar de una manera autodidacta e intuitiva, ayudada por su abuela, que se dedicaba a decorar y diseñar los patrones de los “pýsankys” (huevos de Pascua). En su trabajo fue capaz de apropiarse de la herencia de la artesanía tradicional ucraniana y crear un lenguaje visual propio, caracterizado por su radiante colorido, así como por sus estructuras rítmicas en las composiciones. En sus obras representó todo un bestiario extraído del origen de muchas leyendas populares y fábulas mitológicas procedentes de la cultura milenaria de su país. También incluyó motivos vegetales y florales organizados en simetría concéntrica. Su personal imaginario es una celebración triunfal de la Naturaleza en una comunión armónica de todos los seres vivos. Murió a los 79 años en el año 1997 en su localidad natal, donde siempre residió. La UNESCO celebró el centenario de su nacimiento declarando 2008 como el Año de Maria Prymachenko. Sus obras se conservan en el Museo Nacional de Arte Folk en Kiev, Ucrania.