Betty Parsons (1900-1982)

Tal día como hoy, el 31 de enero de 1900, nació en la ciudad de Nueva York la artista, galerista y coleccionista de arte estadounidense Betty Parsons, en el seno de una familia privilegiada. Está considerada una de las principales promotoras de la pintura expresionista abstracta norteamericana. Su legendaria reputación como galerista ensombreció su talento e identidad como artista, aunque ambas labores las compaginó durante toda su vida. Tomó la decisión de dedicarse al arte con sólo 13 años, tras visitar la Armory Show de 1913. Sin embargo, su familia deseaba para ella un destino más convencional y contrajo matrimonio a los 19 años con un hombre rico diez años mayor que ella. Tres años más tarde se divorciaron y Betty se matriculó en la Académie de la Grande Chaumière en París, donde estuvo residiendo durante 10 años. En 1933 se vio obligada a regresar a los Estados Unidos al perder todo su dinero como consecuencia de la Gran Depresión. En 1936 inauguró su primera exposición como artista y, al mismo tiempo, comenzó a trabajar como marchante de arte para distintas galerías neoyorkinas. En el año 1946 abrió su propia galería en Manhattan, en la que estuvo trabajando a lo largo de más de tres décadas hasta el mismo año de su muerte en 1982. Durante ese tiempo, Betty Parsons fue representante de artistas como Jackson Pollock, Rothko, Helen Frankenthaler, Rauschenberg, Hedda Sterne o Sonja Sekula, y más tarde de otra generación de artistas minimalistas como Agnes Martin o Ruth Vollmer. Sus trabajos artísticos se conservan en colecciones como el Whitney Museum y el MOMA de NY o el Smithsonian Art Museum en Washington DC.